Ruta del Sillar

Ruta del Sillar

La Cantera

Muy cerca se encuentra la Cantera de Añashuayco, que también forma parte de la quebrada. Lo llamativo de esta zona es que podrás apreciar el tallado del frontis de una representación de la Iglesia de la Compañía de Jesús en plena pared montañosa. Expertos maestros canteros se encargaron de realizar esta mega obra y tallarla con técnicas ancestrales.

Son estos maestros los que actúan muchas veces como guías de turismo. Ellos conocen el uso que se le dio al sillar y cómo se realiza la labor del tallado, la extracción de gigantes bloques de piedra, los cortes, el labrado, etc. Por ello es que se puede realizar turismo vivencial, ya que los guías también te enseñarán las herramientas y las técnicas necesarias para crear sus obras, las mismas que representan parte de la actividad económica de la ciudad de Arequipa. Cuando termines el recorrido, podrás comprar muchas obras de arte, artesanías y suvenires hechos a base del sillar de Añashuayco.

Sillar: el elemento principal de la Ciudad Blanca

La arquitectura antigua de Arequipa es conocida por ser una de las más hermosas del Perú. Como mencionamos, el sillar de las canteras es el material con el que se levantó la mayoría de sus edificios desde hace ya unos 500 años.

Posee un color blanco plomizo y nace de las cenizas de las erupciones de los volcanes cercanos (no solo el Chachani, sino también el Picchu Picchu y el Misti). La erosión ha hecho que estas se endurezcan y compacten a través de los siglos, lo que origina un material resistente y muy duradero que se puede observar en las fachadas del centro de Arequipa, en sus más grandes monumentos.

Pero las edificaciones no son las únicas que se elaboraron a base de sillar, pues incluso los adornos gigantes como las fuentes, flores de piedra, etc., también se diseñaron a partir de este material. Cabe recalcar que para sacar el sillar de las canteras no se utiliza ningún explosivo ni procedimiento que pueda dañar al paisaje natural. Todo el trabajo se realiza de forma artesanal, tomando cada bloque caído de las paredes de las quebradas y trabajándolo poco a poco. Se requiere mucha habilidad para ello.